Cra 9 # 24-30, Montería Comunícate al +57 3145720010
Diplomados

¿PARA QUÉ SIRVEN LOS DIPLOMADOS? ¿Y QUÉ SON?

Se podría decir que los diplomados son programas de educación informal o cursos de estudio que no conducente a la obtención de títulos ni grados académicos, que tienen como objetivo profundizar y/o actualizar en temas específicos del área de conocimiento que se ofrece. Se presentan para satisfacer necesidades específicas de contextos tales como: social, nacional e internacional, pero no constituyen estudio de posgrado. Los diplomados son una respuesta a esa necesidad de formación permanente. A veces también llenan vacíos en áreas que no son cubiertas por la educación formal.

Las diversas instituciones programan diplomados cuando advierten que hay algún cambio o novedad en un área del conocimiento y es necesario llenar el vacío de formación en ese aspecto. Hay campos en los que la oferta de diplomados es muy frecuente, como es el caso de la Administración de Empresas o el Derecho, dado que la legislación siempre está en proceso de cambio y que los modelos empresariales son muy dinámicos, por ese motivo se presenta una oferta continua en esas áreas. Los diplomados generalmente están destinados a egresados de carreras universitarias, aunque no siempre exigen un título para cursarlos. Estos programas a veces también se destinan a no profesionales y buscan aportar algún tipo de conocimiento práctico a quienes se han formado empíricamente o están interesados en desarrollar un oficio determinado. Por ejemplo, hay diplomados en caricatura, en gestión cultural o en escritura creativa. En ese caso, ofrecen la formación básica para que alguien pueda iniciarse en esas actividades, o ampliar sus conocimientos de las mismas.

Los buenos diplomados son bastante útiles para mejorar el desempeño profesional. Aportan conocimientos prácticos y herramientas puntuales que permiten estar al tanto de los principales avances en una profesión. Los diplomados también suman puntos dentro de la calificación de idoneidad profesional, en las convocatorias laborales que hacen las entidades del Estado. La acumulación de un buen número de diplomados equivale prácticamente a un postgrado. Así mismo, dentro de un currículum los diplomados son prueba fehaciente de profesionalismo de quien lo realiza. Solo un profesional comprometido con su área de trabajo tiene la voluntad de mantenerse actualizado. De hecho, en ocasiones es un diplomado el que determina quién debe ser elegido para un empleo determinado. Si se trata de una labor específica, que requiere de conocimientos expertos, el candidato que tenga una mejor formación en esa área tendrá mayores posibilidades de quedarse con el cargo. Lo importante es estar atentos a la dinámica de cada profesión y en lo posible, hacer al menos un diplomado cada dos años. De este modo siempre se estará a la vanguardia en un área del conocimiento. Es allí donde se justifica la existencia de los diplomados, que no son otra cosa que cursos de actualización, pues permiten al profesional gestionar mejor un oficio, que complemente los conocimientos adquiridos durante su carrera, pero que estén directamente relacionados con su trabajo.

Características de los diplomados

  • Son cursos de educación informal para profesionales y no profesionales
  • Por lo general no se califican con notas los trabajos de clase.
  • No es necesario presentar un trabajo de grado.
  • Su costo es menor a programas posgrado.
  • Su implementación se centra en el desarrollo de conocimientos específicos.
  • Se entrega un certificado de asistencia al finalizar el programa.
  • Es necesario un alto compromiso y autonomía con el programa.
  • Su costo está entre los $ 500.000 y $ 3.000.000 de acuerdo a la institución que lo ofrece o el grado de necesidad que exista en el mercado. Los diplomados tienen una duración de entre 80 y 220 horas, generalmente los ofrecen las universidades, aunque en algunas ocasiones también son impartidos por los gremios o diferentes instituciones públicas y privadas, como son las fundaciones y corporaciones con finalidades académicas, las cuales pueden certificar hasta 160 horas máximo lo que se determina como educación informal. Son estructurados en módulos sobre temas determinados, son curricularmente dinámicos, flexibles y lo suficientemente largos para que el participante adquiera los conocimientos impartidos.

Los diplomados pueden ser dictados de manera presencial, que es la tradicional; y ahora con el apoyo de la tecnología, se pueden realizar de forma virtual. Los dos con la misma eficacia. Los diplomados buscan informar o capacitar sobre un nuevo desarrollo que puede aplicarse en su entorno laboral, cualificar la mano de obra de los empleados, presentar nuevas soluciones e informar sobre aspectos muy generales de un conocimiento. Así pues, los egresados universitarios tienen aquí una oportunidad de seguir renovando lo que aprendieron.
Con la competitividad que tiene lugar actualmente en el mercado laboral, muchas veces no es suficiente con disponer de un título de grado. Frente a esta realidad, los expertos en educación, aseguran que una buena opción para mejorar tu formación, así como también garantizar el acceso a mejores oportunidades, es estudiar un diplomado. Este tipo de estudios tiene varios beneficios inmediatos. Por ejemplo su corta duración: un diplomado no suele extenderse por más de un año. Se trata de cursos especializados que te permitirán estar actualizado en el área profesional en la que te desempeñas.